miércoles, 16 de diciembre de 2009

SUS




Perdida con el pelo despeinado cayendo sobre la cara, mirada de fuego combatiendo en el placer de su cuerpo.

Brazos que agarran con la ternura del cielo y la firmeza del deseo.

Las piernas se confunden en su principio y final, no se sacia de su pasión.

Labios que muerden la intención de sus mentes, disolutas las reglas del temor.

Piedras erizadas por su espalda, parpados que se cierran para invocar una letanía sagrada, una oratoria que lleva a otros estados de consciencia.

Subidas y bajadas, se hunden en el otro como si fuera el final de una vida, resucita en su cuerpo, y el combate prosigue sin tregua.

De dos a dos de tres a tres pasan los segundos, de dos a dos de tres a tres pasan las horas, el ritmo no para, cambia para encelarlos de nuevo.
Mariposas blancas son las manos de las caricias, mil curvas de hielo y fuego que se mueven en una música lejana...

Bocas que se aprietan con besos de miel de hiel, de verdad de mentira, de dolor de placer, de mil formas de mil maneras, de todo de nada, de realidad de fantasía...

Cuellos que se retuercen para acoplar el del otro ¡imposible imposible! piezas que se unen en un campo de batalla con juegos silbando en el aire.

Atando su cintura de hechicera a su pecho, para que no vuele más allá de los límites sólidos, de los reconocidos en sus territorios.

Zozobran en la agonía de sus visiones por poseer al otro, como lo han imaginado una y mil veces.

Palabras que albergan la belleza del combate a media noche con las caderas rozando el no del tiempo.

Surcos revolotean en sus cuerpos mostrando hasta donde puede llegar la devoción de la lujuria al descubrir la magia que encierra el corazón.
Continúan continúan continúan sembrando placeres, sin compasión por el mundo, que quedó apartado y casi murió cuando se miraron los dos.

Foto-Erik Vogle


7 comentarios:

  1. Y aunque derritió las nieves del Klimanjaro, volvieron a caer en forma de nieve polvo... ;-)

    ResponderEliminar
  2. ja ja ja que cada uno piense lo que quiera para eso escribo... para estimular los deseos, los pensamientos y la imaginación,ya sabes... "el pecado está en las mentes en un primer momento", te quiero.

    ResponderEliminar
  3. Yo también te quiero.
    Cuando dos corazones están unidos, nada ni nadie puede separarlos.
    Por eso, con nuestros cuerpos de esta y de otras dimensiones...lo repetiremos... ;-)

    ResponderEliminar
  4. Eres un provocador, no guies las mentes..!!!!!!!!!!!que graciosillo eres!!!!!!!

    ResponderEliminar
  5. Juan aunque en esencia estas experiencias son de Uno desgraciadamente no eres el receptor de este deseo que nos describe M. Jose , lo siento aunque parezca que eres el protagonista de esta historia ..... es otro personaje el beneficiario.....aclaro tus silogismos para que no confundir al personal .
    Un saludo.

    ResponderEliminar