miércoles, 14 de noviembre de 2012

La fábula de Tosco Y Etérea-Disertación


1º) Tosco, ca. (Del lat. vulg. tuscus, y éste de Vicus Tuscus, el barrio etrusco, por alusión a la gente libertina que vivía en esta zona de Roma).
                1. adj. Grosero, sin pulimento ni labor.
                2. adj. Inculto, sin doctrina ni enseñanza. U. t. c. s.
                3. f. Piedra caliza porosa que se forma de la cal de algunas aguas.
                4. f. sarro (de los dientes).
Real Academia Española

2º) Etéreo, a.
                1. adj. Perteneciente o relativo al éter.
                2. adj. poét. Perteneciente o relativo al cielo.
                3. adj. poét. Vago, sutil, vaporoso.
Real Academia Española

A la vista de las definiciones que la Real Academia Española publica acerca de los nombres empleados en tu artículo publicado en el blog de "Cantos de Sirena", no puedo menos que pararme a pensar por qué has utilizado como nombres lo que para la Real Academia son fundamentalmente adjetivos.

Quizá al referirte en tu bella fábula a Tosco haces referencia a todos nosotros, pobres mortales, que somos seres toscos los que desde la distancia te admiramos a ti, que eres Etérea y, en otro tiempo Hipatia.

Es decir, que los que actuamos representando el papel de Tosco, somos seres groseros, sin pulimento ni labor, incultos y sin doctrina ni enseñanza, como la piedra caliza o el sarro que se forma de la cal de algunas aguas, pero que, desde nuestra tosquedad, admiramos a Etérea Hipatia en su sabiduría y bondad. Etérea que nos concede, desde su infinita sabiduría hipática, el don de poder ser amigos de esta deidad que, como el éter, rellena todos los intersticios del Universo.

Etérea te llamas porque eres etérea, sutil y vaporosa. Etérea te llamas porque eres una deidad, que aspiramos a conocer, a adorar, a idolatrar nosotros, pobres y toscos mortales. El éter era el gas que, en la antigua Grecia, respiraban los dioses, a diferencia del tosco y pesado aire que respiramos los pobres mortales.

La teoría del éter en Física tuvo una gran aceptación hasta el principio del siglo XX. A finales del siglo XIX la teoría electromagnética desarrollada por Maxwell había propuesto que la luz era una onda transversal. Entonces se desconocía que las ondas electromagnéticas se pudieran propagar en el vacío. Por todo ello, como teóricamente era imposible que una onda se propagase en el vacío sin ningún medio material que hiciera de soporte se postuló que la luz podría estar propagándose realmente sobre una hipotética sustancia material, para la que se usó el nombre de éter que, como he comentado antes, rellenaba todos los intersticios del Universo. Así se explicaba, por ejemplo que pudiese llegar a la Tierra la luz de las estrellas debido al éter que rellenaba el Universo. Posteriormente, en experimentos de principios del siglo XX se demostró que la teoría del éter carecía de sentido y que las ondas electromagnéticas se podían propagar en el vacío, a diferencia de las ondas mecánicas (como, por ejemplo, el sonido) que necesita de un medio material para su propagación (por ejemplo, el aire que presiona tu tímpano cuando se te susurran palabras de amor en tu oído).

Ahora bien tanto la teoría del éter como la de la propagación de las ondas electromagnéticas en el vacío se han visto superadas por la teoría de la transmisión de la energía a través de los llamados "Canales Expolásticos" desarrollada a principios del siglo XXI por la investigadora española Dª Etérea Hipatia Expolástica, investigadora libre de la Institución Nacional de la Enseñanza. Esta investigadora aduce que la energía fluye de una parte a otra del Universo, no por cualquier sitio, sino a través de unos canales (llamados "Expolásticos" en honor a su descubridora) que no se ven ni sienten, pero que están ahí y sin los cuales la energía (que ni se crea ni se destruye, sino que se transforma) no podría transmitirse de una parte a otra. Hasta la presente esta teoría, de reciente publicación, no ha sido avalada por resultados experimentales que la demuestren, debido al alto coste económico del llamado "Laboratorio Expolástico" que no es sino un acelerador de partículas energéticas, denominadas "Expolasticones" que se aceleran a la velocidad de la luz en un tiempo infinitesimal sin alcanzar
una masa infinita, según la teoría de la Relatividad de Einstein. Para poder medir radiaciones provocadas por "Expolasticones" se requeriría un acelerador de partículas con una longitud equivalente a la de 3,5 años luz, lo que hace inviable, por el momento cualquier experimentación con estas partículas. Además, la energía liberada por los "Expolasticones" en un hipotético frenado brusco al llegar al final del acelerador sería de 400 millones de tiratones (1 tiratón recuerden que son 1000 millones de megatones), lo que produciría un segundo "Big-Bang" provocando la desintegración del Universo y lugares aledaños. Por todo ello, la teoría de la Dra. Etérea Hipatia Expolástica, hasta la presente, cuenta con el recelo de la comunidad científica internacional.

Concluyo esta disertación diciendo que las palabras que Tosco dedicó a Etérea en su fábula son algunas de ellas palabras toscas, pero que coincido en que ser amigo de tan etérea deidad como es la Dra. Dª Etérea Hipatia Expolástica es un alto honor que sólo queda compensado con las escasas veces que puedo disfrutar de su etérea compañía.

Remito este escrito a la interesada directamente a través de su correo electrónico, pues como uno es un tosco cateto informático (orgullo del que presumo) no acierto a vislumbrar cómo puede un ser tosco como yo intentar publicar algo en un Blog de alto contenido intelectual como es el de "Cantos de Sirena".

Autorizo expresamente a la moderadora de tan excelso foro a que publique anónimamente por mi parte la disertación que, sobre la fábula de Tosco y Etérea, acabo de realizar.

He dicho.

(Gracias mi físico, gran ironía que denota gran inteligencia, pero creo que lo de Tosco y Etérea son conceptos más bien creenciales que llevan al pensamiento en direcciones diferentes.Aunque muy incisivo desde tu educado y correcto tono, me gusta que me hagas tan sagaz crítica a la vez que te ries desde tu pensamiento científico de mis teorías poco elaboradas pero que escritas por ti le dan empaque y hasta valor, gracias y gracias siempre me fascinas, me motivas, te admiro y te quiero.Te recuerdo tb que Hipatia se dedicaba a intentar demostrar algo que casi era etéreo) fdo-Etérea Hipatia Expolástica

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada